Nueva imagen

Cristina Cabedo Laborda
e-mail:cristinacabedolaborda@gmail.com
LinkedIn: http://es.linkedin.com/in/cristinacabedolaborda

Un ataque de corazón suele ser diagnosticado por opresión en el pecho, dolor en el brazo y dificultad al respirar; pero éstos sólo son los síntomas en los hombres. En el caso de las mujeres, los síntomas son náuseas, fatiga abrumadora y mareos. Hasta apenas hace dos años ninguna investigación se había percatado de ello, siendo de las primeras la universidad de Yale de EEUU junto con la American Heart Association.

Tania Magro Huertas, en su trabajo “Prácticas urbanas inclusivas desde el movimiento de mujeres” explica experiencias de los años sesenta donde, por primera vez, se integraron en todos los barrios de una misma ciudad guarderías y servicios colectivos para que las mujeres pudiesen emanciparse. Hasta el momento no se había tenido en cuenta una pauta tan obvia.

La ingeniera electrónica y doctora en Informática, Marta Beltrán Pardo, en su trabajo “La importancia del género del avatar en los simuladores de entrenamiento basados en realidad virtual”, explica cómo, en los simuladores de entrenamiento basados en realidad virtual utilizados para el aprendizaje de habilidades y capacidades profesionales en las fuerzas armadas, en cuerpos de seguridad del Estado, en bomberos o en profesionales de protección civil o de entornos hospitalarios, las alumnas que se vieron obligadas a controlar avatares masculinos se comportaron como creían que lo haría un individuo masculino en esa misma situación redundando negativamente en su aprendizaje y en el de sus compañeros dado que su comportamiento en el mundo virtual no era el que llevarían a cabo en el mundo real. Así pues, tan sólo a través de avatares femeninos (que no existían) se podría haber llevado bien las prácticas.

Estos son ejemplos de cómo la integración de la perspectiva de género en proyectos contribuye de forma muy especial al bienestar de todo el mundo.

Sin embargo, sorprendentemente, no es habitual que esta visión se integre, dándose una visión demasiado generalista y supeditada al concepto androcéntrico que no solamente disminuye los beneficios sino que causa graves problemas. Pensemos, por ejemplo, cuántas mujeres ha habido que han sufrido de un infarto infradiagnosticado.

La herramienta que me gustaría presentar en el I RSencuentro, el “MODELO I+D+Género – Empoderando proyectos”, ayuda a integrar de forma eficaz, rápida y muy práctica la perspectiva de género en todas las fases de un proyecto, especialmente de investigación.
Esta herramienta ha sido ya utilizada en el ámbito público y privado siendo los primeros análisis muy negativos: ningún proyecto analizado –público o privado- integraba total y correctamente la perspectiva de género.

El MODELO I+D+Género fue presentado en el IX Congreso de la Fundación Isonomía “Emprendimiento con perspectiva de género en la economía social” en 2012 habiendo sido elegido por el Comité Científico para estar incluido en su mesa redonda.

Espero poderlo presentar en el I RSencuentro nacional para poder avanzar en este camino de integración total.

Un concepto de Responsabilidad Social debe poder integrar de forma eficaz tanto a mujeres como a hombres, de lo contrario no solamente dejaríamos de obtener la mitad de los beneficios, sino que nos encontraríamos con un concepto de RS injusto.

Share This